domingo, 6 de junio de 2010

Enrique Iturriaga (1918)

Enrique Iturriaga nació en Lima, el 3 de abril de 1918. Ente 1934 y 1939 estudió piano con Lily Rosay y se inició en el estudio de teoría y armonía con Andrés Sas. Postularía luego a San Marcos, donde abandonaría sus estudios de letras para ingresar al Conservatorio Nacional de Música. Allí trabajaría con Rodolfo Holzmann de 1945 a 1950. Entre sus condiscípulos figuran Celso Garrido Lecca y Rosa Alarco.
En el Conservatorio se graduó como profesor de composición. En 1947, cuando aún era alumno obtuvo el Premio nacional Duncker Lavalle por su obra Canción y muerte de Rolando para voz y orquesta, sobe un texto del poeta Jorge Eduardo Eielson.
Ha formado un importante número de compositores peruanos. Ha sido director del Conservatorio Nacional de Música.
Formó parte del grupo de compositores peruanos que en los 50 renovaron la música académica de su país, mediante la introducción de nuevas técnicas musicales y el perfeccionamiento de la labor musical. En 1950 viajó a Francia con una beca otorgada por el gobierno de ese país. En París tomó clases con Arthur Honegger.
De regreso al Perú se dedicó a la composición y la enseñanza, dirigió diversos coros y participó en el movimiento de música escoalr hasta 1958.
Entre los años 1953 y 1960 fue crítico musical del diario El Comercio en Lima.
En abril de 1957 obtuvo el premio “Juan Landaeta” por su obra Suite para orquesta, en el concurso convocado por el segundo Festival latinoamericano en Caracas . El jurado estaba conformado por Aaron Copland, Alberto Ginastera, Carlos Chávez, Domingo Santa cruz y Juan Bautista Plaza. Ese mismo año fue llamado como profesor al Conservatorio nacional de música.
En 1963 viajó a los Estados Unidos, invitado para conocer y estudiar la labor de universidades y otras instituciones superiores en el campo de la música. Visito Columbia en Nueva York, Harvard y el Massachusetts Institute of Technology en Boston, Eastman Rochester, Berkeley y Standford, UCLA y North Pacific, Austin, Howard entre otras universidades, además de la Academia Juilliard y otras instituciones dedicadas a la música.
El mismo año viajó a Santiago de Chile, invitado por la Universidad de Chile para asistir al Congreso interamericano de educación musical.
En 1965, el comité para el tercer Festival Iberoamericano de Washington le encargó una obra sinfónica: Iturriaga compuso Vivencias (cuatro piezas para orquesta) que fuera estrenada por Luka Foss y la orquesta sinfónica de la localidad de Buffalo.

Sus obras se sitúan a medio camino entre las tendencias vanguardistas y las tradicionales, por lo que en sus obras mezcla alternativamente estos estilos.
Entre sus obras más importantes figuran "Pregón y Danza" para piano, "Sinfonía Junín y Ayacucho" para orquesta sinfónica, "Canción y Muerte de Rolando" para orquesta, "Homenaje a Stravinski", para orquesta "4 poemas de Javier Heraud" para voz y piano, "Las Cumbres" para coro mixto a capella, "Vivencias" (su única obra serial) para orquesta, Preludio y fuga para un Santiago para metales.

Fuente: Wikipedia







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada